Limón

Por su poder astringente, limpia en profundidad los poros y remueve las impurezas retenidas en la piel, dejando a su vez una textura suave y libre de células muertas. Además, ejerce un efecto antioxidante.

Siente su esencia en el jabón en espuma y el exfoliante facial.